Sólo quiero que mi página web haga lo que yo quiero

Nadie duda hoy en día que tu negocio necesita una página web. Una página actual y fácil de navegar que interese a los potenciales clientes en tu negocio. De preferencia tiene además un blog y contenido que se actualiza regularmente para que google vea que tu negocio es fresco y relevante.

Lo que todo el mundo se olvida en esta ecuación es que tú no te dedicas a páginas webs, tú te dedicas a tu negocio. No tienes tiempo para aprender código o consumir miles de tutoriales de youtube solo para conseguir mover tu logo de la derecha a la izquierda de tu página o para incluir un formulario de inscripción para el nuevo boletín de noticias. Lo sabes perfectamente, y aun así insistes en hacerlo todo tu misma (o no hacerlo, dependiendo de la complejidad).

¿Dónde están los programadores simpáticos que me cambian el banner?
Quizás estás perdiendo el tiempo batallando con tu página web. Te habían dicho que WordPress es la plataforma más robusta y más fácil del mercado. Nadie te dijo que lo de fácil se refería a un montón de horas de prueba y error o un curso intensivo del tema.
O tal vez estás dejando todos los cambios para más tarde, porque no encuentras informático de confianza que pueda resolver tus dudas de la web sin hacerte sentir la tonta del pueblo y presentarte un presupuesto que incluye el cambio completo de todo, algo que tampoco necesitas.

Así que sigues luchando cada mes, aprendiendo sobre la marcha y perdiendo un montón de tiempo. Porque no te equivoques: sólo porque lo PUEDES hacer, no necesariamente significa que lo DEBERÍAS hacer.

El arte de la traducción entre programadores y gente normal
Si ya has intentado trabajar con un programador “standard” quizás te has dado cuenta de que tienen su propio lenguaje. Tienes que explicar todo lo más detallado posible y después añadir aún más detalles, porque “un botón a la izquierda” puede significar mil cosas y normalmente el resultado no es exactamente lo que esperabas. Mientras tanto el tiempo corre y la desesperación aumenta: tienes tres opciones. Puedes perder un montón de tiempo dando explicaciones que en realidad son obvias (menos para el programador), puedes volver a hacerlo todo tu misma, o puedes dejar la web tal cuál y rezar de que nadie se dé cuenta de las cosas que no cuadran.

O tu web o tu crecimiento empresarial
Todas llegamos a un punto donde ya no hay tiempo ni para ir a cenar con la propia pareja. Cambiar el texto encima de un botón se convierte fácilmente en una montaña. Yo misma llegué a este límite con mi negocio de ValeDeOro. O preparo un nuevo curso respondo a un cliente, para ambas cosas ya no había tiempo. La parte técnica se convirtió en una carga y me di cuenta de que mi tiempo es demasiado precioso como para rellenarlo con tareas tan mundanas.

Así empezó mi interés por las asistentes virtuales. El problema de las plataformas como Upwork o Freelancer es que la mayoría de los trabajos va por proyectos. No quiero invertir 10 min en buscar alguien que me resuelva una tarea que no tomará más de cinco minutos. Lo mejor sería una asistente personal, que conozca mi página y mi filosofía y que en caso de dudas pueda tomar decisiones de sentido común.

RescueDesk: una plataforma de rescate para mujeres emprendedoras

Acortando una historia larga de ensayos y tropiezos, acabé juntándome con una compañera de Reino Unido que ya había creado exactamente la solución que yo necesitaba. El RescueDesk es una plataforma de asistentes personales que resuelven todas las necesidades de WordPress y otras herramientas online (Mailchimp, Hootsuite, pasarelas de pago etc). La única pega era que era todo en inglés, y siendo mi página en español, quería que mi asistente sepa lo que estaba haciendo.

Al final me asocié con la compañera para lanzar RescueDesk también para España. Ya contamos con dos asistentes de habla hispana que pueden resolver rápidamente todas las necesidades de gestión web (las mías, y probablemente las tuyas también). Muchos clientes contratan únicamente tres horas al mes, suficiente para mantener la web actualizada y la presencia online al día sin que ellas mismas tengas que intervenir cada dos por tres.

Si necesitas más tiempo para tu negocio, busca ayuda para aquellas actividades que otra persona pueda hacer más rápido y más eficiente que tú. Así tú puedes volver a centrarte en tu máxima responsabilidad: servir a tus clientes y desarrollar tu negocio.

Más información: RescueDesk
Otras plataformas de asistentes virtuales:
Upwork, Freelancer, Elance

Esta entrada ha estado escrita por nuestra socia Valentina Thörner, de ValdeDeOro. Muchas gracias por la colaboración!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *