Las empresas cebra y el liderazgo consciente

Quizás os suenan las empresas unicornio. Son startups valoradas en más de US$1.000 millones. Podríamos decir que es el modelo que se sigue en Silicon Valley, con las startups tecnológicas que crecen allí.

Pero si os hablamos de las empresas cebra?

Este término lo inventó Aniyia Williams cuando buscaba como financiar su proyecto de audifonos. No quería crear un negocio multimillonario ni el estilo de vida que comportaba convertirse en un unicornio en Silicon Valley. Pero tampoco conseguía la financiación necesaria si no actuaba como tal.

Por esta razón creó lo que se llaman empresas cebra. Las cebras son animales que cuidan de no sobreexplotar su espacio y buscan un equilibrio de sinergias allí donde pertenecen.

Una empresa cebra versus una empresa unicornio:

  • Los unicornios buscan el crecimiento exponencial, las empresas cebra buscan una prosperidad sostenible
  • Los unicornios favorecen el monopolio, las cebras la pluralidad
  • Los unicornios compiten, las cebras cooperan
  • Los unicornios son mitos, las cebras son realidad

Mientras buscaba financiación Williams se encontró otras mujeres empresarias que tenían el mismo tipo de problemas y forma de emprender. De allí surgió el movimiento cebra. Sus fundadoras, todas mujeres son Jennifer Brandel, Mara Zepeda, Astrid Scholz y Aniyia Williams, con quien discuten estrategias para cambiar la manera de funcionar con inversores que creen en este modelo de negocio.

“Creo que las empresas nunca tuvieron la oportunidad de crecer tan rápido como en estos días. Y esto implica muchos dolores de crecimiento, a menudo a costa de las personas a las que sirven. No pensamos que los unicornios no deberían existir; simplemente consideramos que nosotros también merecemos este espacio. Y tratamos de hacer ver que hay muchos negocios y emprendedores que se están quedando fuera ”

La igualdad de oportunidades y la cooperación, modelo de las empresas cebra, coincide con la forma de emprender de las mujeres. Liderazgo consciente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *